La felicidad: esa oscura búsqueda en el deseo

Por: Enrique Ortiz Zárate. Psicólogo Universidad Nacional de Colombia.

En la medida en que sigamos creyendo que necesitamos cosas para alcanzar la felicidad, alimentamos asimismo la idea de que en ausencia de ellas seremos infelices, miserables, incompletos. Nuestra vida es en gran medida el resultado de nuestro pensamiento sobre ella; y la mente humana siempre se moldea de acuerdo con las creencias que mantiene para sí.  De acuerdo a ellas sigue un patrón de vida que se convierte en hábito y posteriormente en destino.

Si hiciéramos un ejercicio de observación sincera sobre el funcionamiento de nuestra mente, ya habríamos deducido que la felicidad, como una búsqueda o una meta, es simplemente una quimera. El error es confundir felicidad con placer. El placer es una ilusión momentánea que alimenta la falsa idea, la necesidad de buscar y hacer cosas para ser felices, pero aún el que consigue saciar todos sus placeres no puede decir que ha encontrado la felicidad verdadera. Siempre después de saciado un placer queda un vacío, una nada silenciosa que va creciendo internamente hasta volverse nuevamente necesidad y deseo. Siempre hay algo más, otra cosa nueva por alcanzar desde el punto de vista del deseo. Y desde el deseo se busca la felicidad en una persona, un objeto, una experiencia, una creencia; tantas cosas que se sueñan y en ocasiones se alcanzan, para darnos cuenta que sólo son momentos fugaces o desengaños, instantes que encubren que toda búsqueda no es nada más que deseo.

¿Es entonces la felicidad una experiencia, una búsqueda, algo que se encuentra en una creencia, en una persona, en otra cosa? Es el deseo de la mente encontrar una respuesta que le permita la fácil tarea de seguir una receta para ser usada en cualquier momento. Pero todo lo que está anclado al devenir del tiempo eventualmente termina. Reflexionar sobre esto debería llevarnos a descubrir que existen cosas del Ser que no están ancladas al tiempo, y una de ellas es la felicidad.

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *